Buscar este blog

Páginas vistas en total

martes, 31 de mayo de 2011

EL TIEMPO PENSANTE

En un principio, en este momento, siempre, ayer y mañana, pasado y futuro,... son los términos en que se desarrolla la experiencia humana. No es el tiempo el que surge de la existencia del espacio sino, al contrario, es el espacio la consecuencia del tiempo. Por tanto, el tiempo es el ORIGEN de lo que se manifiesta y lo que no, lo que convierte un punto en un concepto inabarcable, incomprensible, aquello que relaciona el todo y la nada. 

La expresión de conceptos mentales se establece a partir un diálogo interno ausente de formas. Se trata de un lenguaje exento de ideología y de juicio, un debate en torno a la propia naturaleza del acto de pensar, de sentir y de materializar el pensamiento. Todo lenguaje utiliza códigos con una relación significante-significado. El lenguaje escrito es conciso y, de esa concisión, surge la interpretación debido a la valoración que se hace de cada uno de los términos que se utilizan. Dado que dicha valoración es subjetiva, en función de parámetros de experiencia personal, la ecuación de la que surge la REALIDAD arroja diferentes resultados para cada indivíduo, consecuencia del valor que cada uno asigna a dichos parámetros. La abstracción, en este caso, se dirige a una síntesis sobre percepciones subjetivas resultado de una VISION INTERIOR. Dicha visión surge de la reflexión, en este caso, sobre conceptos asociados al proceso de pensamiento mismo.

La quietud del uno es perfecta. Todo aquello que difiere de ese eterno estado de quietud no lo es. Por tanto, o bien DIOS ES IMPERFECTO o bien DIOS NO ES EL TODO o ambas cosas a la vez. Entonces ¿que es DIOS? Simplemente, aquel concepto que contiene lo máximo que somos capaces de abarcar con nuestro entendimiento. 

Todos y cada uno de los conceptos se observan desde varias perspectivas de forma simultánea. Por tanto, también se intentan representar de esa misma forma. Por un lado, aparece una imagen mental, una EVOCACIÓN resultado de una interacción entre el experimentador y una situación experimentada, un paisaje, unos colores, etc que producen una reacción emocional reconocible asociada a esta imagen, que se convierte en una metáfora subjetiva. Por otra parte, existe un cierto condicionamiento originado por el entorno en que se produce la experiencia que tiene una influencia en la valoración de lo experimentado, códigos sociales, intelectuales, la misma actualidad, etc. Estos códigos aportan un contenido simbólico a la expresión gráfica, el carácter duro o fluido del trazo, la forma de las manchas o la propia definición de sus límites. Por último, existe un contexto mental en el que todo el proceso se lleva a cabo. Este aspecto queda reflejado en el proceso de elaboración de la obra que es una expresión de la oscilación entre dos polaridades, que expresan el cambio contínuo a modo de péndulo entre dos fuerzas, opuestas y complementarias al tiempo, que generan el movimiento.

El primer movimiento es una onda pulsante desde lo infinitamente pequeño que no sale de sí mismo, es potencialidad pura, es una mente que desea tener conciencia de sí misma. Parece ser que somos el resultado y el instrumento de ese deseo. Pero ¿cual es la actividad de una mente? ¿acaso la materia? NO! la única posibile actividad de una mente es pensar o no pensar (si no pienso, no existo). Por tanto, la actividad de la mente es el pensamiento y ¿que es el pensamiento sino movimiento de la mente, cambio? ¿puede haber movimiento sin tiempo? El tiempo está en la naturaleza de la MENTE y en su actividad, el pensamiento. De hecho parecería que el tiempo es la misma esencia de la mente o, en última instancia, la mente misma. Obviamente, no se trata de un tiempo lineal ni secuencial, sino de un tiempo con una cualidad consciente. Aquello que proyecta la mente es un pensamiento, por tanto no somos otra cosa que pensamiento, TODO ES MENTE

Si la cualidad de la mente es la consciencia, el producto de la consciencia debe ser asimismo consciente, en mayor o menor medida, puesto que no interviene ningún otro elemento en la fórmula. TIEMPO Y CONSCIENCIA son los únicos componentes de la mente en cuanto a potencialidad pura. La potencialidad colapsa en manifestación por un acto de la VOLUNTAD, resultado de la INTENCIÓN  que es como se ejercita el DESEO. El deseo es el resultado de la actividad o movimiento de la mente, el PENSAMIENTO.

La pintura expresa implícitamente, conceptos como el Mentalismo, la Vibración o movimiento, la Correspondencia, la Polaridad, el Ritmo, la relación de Causa y Efecto y la Generación a partir de los principios masculino y femenino, todos ellos herencia de la doctrina hermética, al igual que los conceptos chinos de Yin y Yang, la física cuántica y algunos principios que figuran en culturas tan dispares como la Budista o la Maya, estos últimos más asociados al componente cromático, dando como resultado el conjunto de obras que aquí se presenta.






martes, 24 de mayo de 2011

YIN YANG. RESUMEN DE LA SERIE

Hemos concluido con el trabajo planificado. Este se ha ido desarrollando por sí mismo, evolucionando y abordando diversos aspectos de estos principios (con mejor o peor fortuna). Ha sido un proceso vivo, tal vez inconexo e incluso ininteligible. La expresión clara y concisa de lo que se ha pretendido expresar es, para mi, tan esencial como la obra misma que ya, aún todavía fresca, me es ajena como si fuera de algún otro, pues lo fundamental de la obra radica en el proceso, allá donde MI actuó.

Me parece imprescindible realizar una revisión y síntesis explicativa del trabajo y sus fundamentos o motivaciones, desde el inicio. Para amenizar el discurso insertaremos una obra final, que no es un resumen sino una conclusión del mismo. Ya no explicaré la parte técnica, pues no hace falta. Se trata de un díptico compuesto por dos piezas de 120 x 180 centímetros.


METAFISICA DEL CAMBIO

Este el el título de la presente colección. Lo metafísico es aquello que está más alla de lo físico, relacionado con la verdadera realidad de las cosas. No me gusta la palabra "filosofía" pues tiene demasiado que ver con el pensamiento, y éste no llevó al hombre jamás a resolver cuestión relevante alguna, al menos las relacionadas con lo que en realidad es su objeto. El pensamiento siempre es aritmético, lógico, racional y, que sepamos, el hemisferio izquierdo en el que habitualmente reside nuestra consciencia no es capaz de resolver paradojas... ¡PUES EL UNIVERSO ES UNA GRAN PARADOJA! desde un extremo al opuesto, desde lo mas grande a lo más pequeño, desde el ser mas simple al más complejo. Sin embargo, existe una gran coherencia interna en todo él ¿como descubrirla? Sin duda, deberemos abandonar nuestro seguro pensamiento racional, soltar amarras y adentrarnos valientemente en las profundidades del NO-PENSAMIENTO, de la simple observación, del ser, del WU WEI, para alcanzar la sabiduría a traves de la intuición y de la experiencia. La intuición es conocimiento directo de las cosas, no necesita reflexión, racionalización ni lógica alguna, es la pieza esencial del mecanismo creativo. La creatividad es la naturaleza de la mente, pero la mente no es el pensamiento, el pensamiento es un simple algoritmo. La experiencia es la base del saber pues, sin ella, no podemos conocer la realidad sino únicamente su apariencia.

Por otro lado, el cambio está en la esencia de todas las cosas, es la base del TAO que se encuentra en todo mi discurso artístico. Las formas en que se manifiesta dicho cambio han sido la base de estudio de todo el conocimiento humano de calado y profundidad desde muchos miles de años atrás y las doctrinas derivadas son las que han generado todas las religiones, todo el pensamiento esotérico, la alquimia, la astrología, etc. El conocimiento profundo de los principios que rigen el cambio se ha convertido en codiciado tesoro, tanto de buscadores auténticos como de aquellos que desean poder y control sobre sus semejantes, resultado de lo cual tenemos el mundo que tenemos en este momento. Esto no es ni bueno ni malo, es simple polaridad, algo imprescindible para el movimiento, para el cambio. 

Una forma de interpretar las leyes del cambio es el principio de YIN YANG procedente de la cultura china, así como los principios herméticos. Ambos principios son coherentes entre sí lo cual me ofrece una gran credibilidad y constituyen la base de mi discurso. Por último, no podemos dejar de lado el pensamiento científico sobre la realidad actualizado de acuerdo con el nuevo paradigma mecánico-cuántico, por ser de gran interés y apoyo a los principios anteriores. Todo lo anterior se aborda desde el punto de vista holístico y unicista.


El hombre se manifiesta como un ser que conecta la energía cósmica con la energía terrenal, viviendo a través de esta relación que se manifiesta en tres planos principales, lo espiritual, lo emocional y lo físico. Todos estos planos son creados por la mente, TODO ES MENTE.

También me he ocupado del experimentador a través del concepto de YI, una perspectiva particular desde la que contemplar el problema que tiene relación con una clase de vivencia interna, una introvisión que se materializa desde tres planos diferentes, YI XIANG o imagen mental, que aborda la relación entre sujeto y objeto, YI LI o principio mental, que se refiere a la perspectiva del sujeto relacionada con su contexto ó su ambiente, social, cultural, geográfico, etc y YI CHANG o entorno mental que expresa el ambiente mismo de la experiencia o el estado de la mente que experimenta. Estas ideas se han explicado detalladamente en entradas anteriores.

He trabajado con la pretensión de manejar un arte desprovisto de figuración alguna o, al menos de objetos identificables, por más que la mente asocia rápidamente forma con objeto y el simple título del cuadro nos arrastra a buscar parecidos... pero sabemos que "esto no es una pipa", no nos dejemos engañar por la falsa realidad de las sombras chinescas. Nunca debemos olvidar este principio "TODO ES MENTAL". Por tanto no buscamos una identificación del objeto, sino una identificación del sujeto a través del objeto pero, no del objeto en sí tampoco, sino de la idea del mismo, la huella mental del objeto o como se quiera llamar.





martes, 3 de mayo de 2011

YIN YANG 3ª PARTE Y ULTIMA, POR EL MOMENTO


Esta última serie de obras introduce nuevos conceptos relacionados con el rizoma temporal, la complejidad cuántica de la realidad que nos envuelve y el pricipio hermético de generación, entre otras cosas ó, al menos, ese es el enfoque con que se pretentende abordar el trabajo.
Reflexionando sobre todo esto, aparece el discurso sobre el orden. Si el universo debería ser, de acuerdo con la segunda ley de la Termodinámica, un caos energético ¿cual es la causa de que exista un orden tan perfecto? Si la llamada entropía de un sistema cerrado es siempre creciente, de acuerdo con dicha Ley, universalmente aceptada, solo caben dos conclusiones, o bien la ley es obviamente falsa o bien los sistemas cerrados no existen y, en cualquier caso, existe una fuerza de índole superior que se dedica a introducir orden en los sistemas en dirección contraria a la citada entropía. Por supuesto, estas reflexiones no son nuevas pero, no por ello dejan de aturdir a la clase científica de orientación materialista (los mismos que nos han hecho gastar decenas de miles de millones de euros en el CERN y que supongo estarán haciendo esa pregunta al famoso bosón de Higgs que, por supuesto, no les va a contestar). Pero no quisiera desviarme del asunto artísitco... no más de la cuenta, al menos.


7.- SOBRE LA NATURALEZA DEL CAOS I

El proceso inicial es el de costumbre, por lo que se omite. Sobre cada uno de ambos soportes se realizan unas reservas con dos tipos de grafismo diferentes, cada uno correspondiente a una imagen del orden. Posteriormente, esa capa es tratada con trazos de pintura que buscan un grado de coherencia con la geometría establecida en el paso anterior y que actúan a modo de líneas de fuerza o energéticas, vinculadas a dicha geometría.



(*) Para no extenderme, consultar aqui TEORIA DEL CAOS quien tenga interés en ello. 

Los sistemas caóticos comparten las cualidades de ser estables e inestables al mismo tiempo. Esto forma parte de su condición cuántica y lo que esta teoría llama "atractores" tendría que ver con la relación causal de un orden implícito aunque no determinado. Una estructura se ordena entorno a los parámetros establecidos por un atractor. podemos considerar a este atractor como un generador de forma o campo mórfico (Rupert Sheldrake). Una categoría de los anteriores son los campos morfogenéticos que tienen la cualidad de contener moldes de las formas físicas y biológicas. La cualidad cuántica de estos campos es que pueden ser modificados por la mente, ya que los pensamientos son una forma de energía que interfiere con estos. El orden y el desorden son polaridades opuestas, por tanto, de un mismo concepto, siendo la mente el atractor que determina el grado de orden de la escala. El principio de ritmo establece que debe existir una oscilación entre los dos polos pues existe una dinámica o movimiento sin la cual el sistema pierde su sentido. Por tanto la mente es capaz de ordenar (y lo hace) las formas. Esta podría ser una visión alternativa de la Teoría de la Gestalt.


El principio de generación nos dice que es necesaria la COOPERACIÓN de dos tipos de energía complementarios para producir un resultado como conclusión de un proceso creativo. Estas dos energías son, según las culturas, identificadas como principio masculino y femenino o, en una referencia mas abstracta YIN y YANG. Estas dos fuerzas trabajan de forma dinámica para producir resultados en el mundo físico, existiendo un continuo contraste y comunicación entre ambas. Son inseparables, no pueden existir sin su contrario, existe un movimiento permanente de acción, reacción y neutralización.


El blanco y el negro, utilizados en el proceso, interactuando de forma conjunta y alterna, al mismo tiempo, simbolizan la intervención complementaria de estas dos fuerzas. Cada una se revela por contraste o ausencia de la otra y no tiene sentido sin su par. La gama cromática del verde al viloleta se relaciona con la energía espiritual que asciende desde el 4º chakra, el corazón, centro de las emociones y bisagra de los planos espiritual y físico. La gama cromática de frecuencia inferior, del verde al rojo, simboliza la conexión con el plano físico, lo terreno.

    EXPANSIÓN CONSCIENTE

  
AGREGACIÓN

8.- SOBRE LA NATURALEZA DEL CAOS II


En este trabajo, se renuncia de nuevo a la expresividad del color para intentar sustanciar el proceso de deconstrucción de la forma. Cualquier teoría sobre el significado y la forma, desde la Gestalt, la Deconstrucción ó la Semiótica consideran significativo lo equívoco que puede llegar a ser el significado de una forma descontextualizada y las maniobras que ejerce la mente con tal de encajarla dentro de los parámetros de lo conocido, rebuscando desesperadamente en el trastero de la memoria. La ciencia moderna, la física cuántica en concreto, pone en duda incluso la propia existencia material de las cosas en sí mismas, dando un protagonismo fundamental a la intervención del observador, que es lo mismo que significar que solo y exclusivamente la mente es la que genera esa sustancia que llamamos materia y que, en su ausencia, no existe más que una combinación de ondas cuya única "sustancia" es la potencialidad pero no el hecho. Este "hecho", que recibe el nombre de materia o "cosa física" únicamente se manifiesta mediante un fenómeno llamado colapso cuántico (colapso de la función de onda que es una función de probabilidades), colapso que se produce inequívocamente mediante la influencia del observador, es decir, de la mente... 

Realmente, si la mente fuera algo individual, cada cual observaría una realidad diferente... ¡eso si que sería un verdadero CAOS! En fin, si somos razonables, solo nos queda aceptar que existe una mente colectiva y que esa mente está relacionada, de alguna forma, con la mente individual. Bueno ¡esto es ciencia amigos!... y la evidencia tiene unas repercusiones importantísimas sobre la forma en que vemos el mundo, aunque no es este el foro adecuado para ello.



En principio, se realizan unas reservas sobre el soporte que se ha imprimado en blanco y negro y se cubre con diferentes texturas, en una mezcla de latex vinílico, pigmento natural, base acrílica y blanco de España. A continuación se retiran las reservas y se descubre la geometría subyacente que son fragmentos de una geometría más completa que es la que quiere representarse finalmente.

Pero esta geometría es demasiado evidente. Para conseguir un grado de ambigüedad se aplica una segunda reserva sobre la anterior y una nueva capa de pintura, en este caso, arílica para distorsionar la imagen original, haciendo que desaparezcan unos límites tan definidos. Finalmente, se retira parcialmente esta segunda reserva y se vuelve a distorsionar la imagen con una mezcla de barnices sintéticos y pintura acrílica, obteniendo el resultado final.

RECIBIENDO EL MANÁ

DECONSTRUCCIÓN DE UN CUBO

La imagen emerge en la mente de entre una superposición de posibilidades diferentes. Existe un flujo de energía contínuo en el que estas posibilidades oscilan, de forma que resulta complicado obtener una imagen definida y la mente, que es perezosa y prefiere lo concreto, se inquieta buscando parecidos por sus rincones...


7.- SOBRE EL CONCEPTO DE LIMITE


Como continuación de lo anterior, se aborda ahora la cuestión del concepto de límite que estuvo tan presente en la obra y escritos de mi admirado Eduardo Chillida, asunto esencial en el tratamiento de cualquier tipo de arte. Si atendemos a lo dicho anteriormente, la realidad resulta inconcebiblemente ambigüa y subjetiva ya que cada mente individual distorsiona la realidad, supuestamente objetiva, creada al amparo de la mente compartida (o, como diría Jung, el inconsciente colectivo). 

El límite pierde su condición de algo definido, de punto, a partir del cual, cambia la cualidad de la cosa, todavez que dicho punto, no solo no es el mismo para todo el mundo sino que su misma existencia es cuestionable, mutable y movible. Lo más que nos atrevemos a aventurar es la probabilidad de que exista un estado transitorio entre dos cualidades diferentes y, en ningún caso, una abrupta diferencia. 

La actividad principal de la mente consciente es el pensamiento (prácticamente al 100%). El pensamiento representa la distorsión de una realidad objetiva que solo puede ser contemplada, pero no pensada. Por tanto, cuanta más actividad mental (mayor frecuencia de las ondas cerebrales), más lejos de la realidad nos encontraremos. Cuanto más pensamos en algo, más lo deformamos, desgraciadamente.



Iniciamos el trabajo, como de costumbre, en blanco y negro sobre una imprimación común a ambos cuadros. Sobre estas bases se estructura una composición dejando unas reservas con cinta.


Seguidamente, se aplica un tratamiento de pintura con técnica mixta acrílico-sintética. Se utiliza un grafismo determinado como recurso expresivo.


 TRANSICIÓN

FRONTERA