Buscar este blog

Páginas vistas en total

miércoles, 30 de marzo de 2011

YIN YANG 2ª parte

Aquí presentamos una nueva serie de obras que, aún siguiendo el formato y procedimiento iniciado en la anterior fase, presentan algunas diferencias de tipo formal. Esto supone una evolución natural del proceso creativo, al que no ponemos puertas ni limitaciones, como entiendo que debe ser, algo vivo y abierto ya que los principios fundamentales están bien establecidos.


4.- SOBRE EL ENTORNO Y LA NATURALEZA DEL CAMBIO

En esta pareja de obras vamos a estudiar el momento en que el movimiento de un polo al contrario invierte su sentido, qué ocurre y en qué contexto.



Iniciamos el proceso, como de costumbre, mediante la configuración de dos polaridades, blanco y negro.



Se realizan unas reservas sobre el fondo. Se trata de dos geometrías que dejan libre el espacio central del cuadro. El diseño y composición de la citada geometria se establece siguiendo un criterio orgánico de génesis. Cada parte establece un diálogo con el conjunto y se produce siguiendo unas leyes de coherencia formal propias. Digamos que cada forma tiene su ADN.


Se establece un flujo de energía mediante lineas aplicadas con el PINTATRON. En torno, y sobre, las geometrias anteriores se disponen sendos CAMPOS aurales que conectan el conjunto y, a continuación, empezamos a descubrir las partes reservadas del cuadro. El CAMPO representa el AREA de INFLUENCIA, las LINEAS de FLUJO establecen un contexto de TENSION DINAMICA.



Obra terminada "MECANISMO UNO"


Obra terminada "MECANISMO DOS"


5.- SOBRE LO TERRENO Y LO DIVINO

Seguidamente, iniciamos un nuevo par de trabajos con similar guión que los anteriores. En este caso sin trama de líneas.


Una vez aplicada la imprimación en blanco o negro sobre los soportes de madera contrachapada, en bastidor de 180 x 120 cm, se hacen reservas sobre la misma con formas geométricas,



Dichas formas quedan veldas por sendas manchas de color opuesto al del fondo. El cuadro está preparado para aplicar el PINTATRON.



Descubrimos las partes reservadas del cuadro. La geometría configura estructuras semi-organicas dentro de campos de energía, revelando la dualidad de sus aspectos físico-material y etéreo. Estas masas establecen un diálogo entre si, tensando el espacio circundante. A continuación se dará un tratamiento plástico a la imagen.

Finalmente, se representan los aspectos energéticos vinculados a ambos mundos. La tierra simboliza el anclaje con la materia, la forma mas densa de energía. La materia es energia que, prácticamente (en cierto sentido) no se mueve. Su vibración es muy lenta. El cuadrado representa la tierra. La energía vinculada con el plano físico se expresa mediante los colores asociados a los chakras correspondientes. Está también la visión de lo sólido como base. La raiz nos ancla a la tierra.


Obra terminada "RAICES"

Por otra parte, tenemos el negativo, la ausencia de materia, la energía espiritual. Esta energía es fluida y circula con una elevada intensidad vibratoria, nos conecta con el cosmos. Sus colores son el azul, índigo y violeta. En los dos cuadros aparecen unas ondas verdes de forma transversal que representan la tercera clase de energía. Esta actúa de visagra y conexión entre las otras dos, es la energía que emana del centro de las emociones, el corazón del hombre, su centro de poder y vínculo de lo divino con la realidad manifiesta.

Obra terminada "ASCENSION"

6.- SOBRE EL TIEMPO SECUENCIAL

Llamamos así a la forma en que experimentamos una situación a continuación de otra en nuestra manifestación física tridimensional. Lo que llamamos pasado y futuro es lo que ocupa nuestra mente la mayor parte del tiempo. Una visión más aguda podría interpretar los acontecimientos como una superposición no secuencial de posibilidades en dos direcciones, pasado y futuro. Solo existe la probabilidad de un acontecimiento, determinado por una función de onda (esta es nuestra realidad cuántica). Lo único cierto y determinado es lo que ocurre en este preciso instante.

Iniciamos esta pareja de obras por el procedimiento habitual, en este caso con una imprimación de latex vinílico y blanco de España, sobre la que se comienza a aplicar el contraste máximo, blanco y negro.

Seguidamente, escogemos dos grafismos para representar la sucesión temporal de acontecimientos, Uno hacia delante y otros hacia atrás. Hacemos una primera reserva sobre la primera capa de pintura que cubrimos con un primer tono de gris, oscureciendo o aclarando la base, según el caso.

Aplicamos un segundo nivel de reservas y un segundo tono de gris


y un tercero...


y un cuarto y un quinto...


una vez retiradas las reservas se da un tratamiento con barniz sintético para integrar las diferentes capas y crear una atmósfera mas cálida..

No hay comentarios:

Publicar un comentario